Cargando. Por favor, espere...

Gracia común

De Oxenham M., (2021) "Bridging the Sacred-Secular Divide through Character and Virtue Education" en Secular, Sacred, More Sacred, Langham Global Library. ICETE Series, p.64-66

...con respecto a Dios y la gracia, la pregunta es sobre cómo opera la gracia de Dios en el mundo secular (la pregunta también podría enmarcarse en cómo Dios ejerce su soberanía fuera de la Iglesia). Para ser claros, la pregunta no es sobre la gracia de la salvación, sino sobre la gracia común vista como la bondad que Dios da al mundo para continuar el mandato creacional y generar cultura[1]. El punto de referencia en esta discusión es sin duda Cristo y la cultura de Niebuhr, pero la visión de Abraham Kuyper sobre la soberanía de la esfera presentada en God's Gifts for a Fallen World también representa una contribución autorizada y muy útil. Richard Mouw[2] resume acertadamente tres modelos que conducen a la visión de la gracia común y a la soberanía de esfera de Kuyper. El siguiente diagrama resume estos tres modelos.

El primer modelo presupone que la gracia de Dios actúa en el mundo exclusivamente a través de la Iglesia. Esta visión considera a la Iglesia como el único mediador entre Dios y el mundo, y por lo tanto todo lo que Dios desea hacer en la cultura, la educación, el derecho o la política debe pasar por la iglesia. Aunque se encuentra en muchas tradiciones de fe, este modelo se ha visto típicamente en el catolicismo y ha llevado a la creación de escuelas cristianas, partidos políticos cristianos, editoriales cristianas, etc.

El segundo modelo sugiere, en cambio, que Dios actúa sólo en la iglesia. Este es el modelo que genera la división más dura entre lo sagrado y lo secular, ya que implica que la gracia de Dios no opera en la cultura y no se puede encontrar en las ciencias seculares. Es una visión de la depravación y el abandono que, irónicamente, también comparte la sociedad secular, que se complace en relegar a Dios a la religión y reclamar una autonomía total en todas las demás esferas del conocimiento y la vida.

El último modelo se expresa en la visión de Abraham Kuyper sobre la soberanía de las esferas. Para Kuyper, Dios era soberano en todas las esferas de la vida, como escribió famosamente: 'No hay un centímetro cuadrado en todo el dominio de nuestra existencia humana sobre el que Cristo, que es Soberano sobre todo, no grite, Mío[3]’. Pero la clave está también en que Dios actúa directamente en gracia común en todo el mundo, por lo tanto sin mediación de la iglesia. Por eso, por ejemplo, Kuyper fundó la "Universidad Libre de Amsterdam", que se veía libre de la iglesia y del estado y que ofrecía directamente la bondad de la educación al mundo bajo la influencia de la gracia de Dios.

La posición de puente adoptada en este sitio web hacia lo "secular", adopta esta posición de soberanía de la esfera y de gracia común, asumiendo que Dios está actuando en la tradición educativa particular de la educación del carácter y de las virtudes (expresada a través de muchas fuentes, incluyendo elementos de la filosofía "secular").

Volver al nº 1.3 . Explorando las raíces

[1] La gracia común de Kuyper era simplemente un favor de Dios que da al mundo 'las bendiciones temporales' de la lluvia, el sol, la salud y las riquezas, y que frena la corrupción en el mundo para que éste pueda producir una buena cultura. No era una gracia que tuviera como objetivo la salvación de los réprobos, una gracia que se expresara en una oferta bienintencionada de Cristo, o una gracia que se basara en una expiación universal" (Johnson, G., 2003 "The Myth of Common Grace", The Trinity Review http://www.trinityfoundation.org/PDFThe%20Trinity%20Review%200055a%20TheMythofCommonGrace.pdf (consultado el 27/11/2018), p.6)

[2] Véase Mouw, Richard, J., 2000, "Some Reflections on Sphere Sovereignty", en Religion, Pluralism and Public Life: Abraham Kuyper's Legacy for the Twenty-first Century, ed. Luis-E. Lugo, Grand Rapids, Eerdmans. Luis E- Lugo, Grand Rapids, Eerdmans

[3] Kuyper, A., 2015, Common Grace: God's Gifts for a Fallen World, Lexham Press, p.488

Compártelo en tu red social:

O simplemente puedes copiar y compartir esta url
Entradas relacionadas